LOS PLEONASMOS

Loading Likes...

Puede que no sea un término muy empleado y que a priori no conozcas el significado de esta palabra, pero créeme: está más presente en tu día a día de lo que imaginas.

A pesar de no tratarse de una errata léxica como tal, los pleonasmos son palabras innecesarias dentro de una misma frase, normalmente utilizadas con la intención de intensificar el significado de esta. Si bien es cierto que en ocasiones puede que su uso aporte intensidad a la frase, en otras es completamente innecesario incluir la segunda palabra.

Existen diferentes tipos de pleonasmos, dependiendo de cuál sea la palabra que aporta la mayor parte de la información:

 

Los sustantivos que definen por completo la situación

Ejemplo de este tipo de pleonasmos podrían ser las expresiones “regalos gratis” o “réplica exacta”. En ambos casos, la segunda palabra no aporta ningún tipo de información adicional, ya que la primera abarca el significado total de la frase.

Según la RAE, regalo se define como “dádiva que se hace voluntariamente”, por lo que la palabra gratis no proporciona información adicional alguna. Por su parte, réplica se define como una “copia exacta de algo”, así que ocurre lo mismo que en el caso anterior.

 

Únicamente con el verbo es necesario

“¡Sal afuera!” es un pleonasmo donde la palabra afuera no aporta nada extra a la expresión, ya que una de las definiciones el verbo salir es “pasar de dentro afuera”.

Otro ejemplo es el tan recurrido “baja abajo”; ¿acaso puede “bajarse arriba”? Esta es una frase muy repetida, pero conviene fijarse en que abajo es redundante.

 

El primer adjetivo es clave

En mi opinión personal…”

Puede que no sea algo muy común; sin embargo, se dan casos en los que se suma un adjetivo a la frase que no aporta más información relevante, como en este caso.

Existen otra serie de ejemplos de pleonasmos que también son muy frecuentes en la lengua castellana y de los que a lo mejor no somos conscientes:

 

Funcionario público

Según la RAE, funcionario/a es la persona que desempeña profesionalmente un empleo público. Por tanto, de forma parecida a lo que ocurre en los casos anteriores, no sería necesario añadir público, ya que el término funcionario abarca todo el significado.

 

Deambular sin rumbo

Al decir deambular ya se está haciendo referencia a “andar sin una dirección exacta”, es decir, a andar sin rumbo.

 

Divisas extranjeras

La palabra divisa se emplea para hacer referencia a la moneda de un país extranjero, por lo que no es necesario especificarlo. Lo mismo ocurre con otro concepto similar: embajada extranjera.

               

Otros ejemplos mucho más comunes y que, probablemente, sean los que más utilizamos en nuestro día a día son casos como “lo vi con mis propios ojos”, “salir volando por los aires”, “entrar adentro” y un largo etcétera, pues a ver quién es capaz de ver algo con ojos ajenos, volar por el suelo o entrar para afuera.

 

 

Y tú, ¿eres totalmente consciente de cuántos pleonasmos empleas o te darás cuenta de ello solo a partir de ahora?

 

¡Hasta la semana que viene!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *