Tareas que quizás no sabías que hacemos en Treeloc. Primera parte.

https://celebmix.com/top-6-food-quotes-joey-friends/
Loading Likes...

 

Subtitulación: juguemos al Tetris

 

La irrupción de las plataformas con contenidos audiovisuales, como Netflix, HBO o Amazon Prime Video, ha acercado a los usuarios al mundo de la traducción audiovisual. Lo que muchas de estas personas quizás desconocen es que el doblaje o la subtitulación no se reducen únicamente al mundo del cine o de las series. Muchas empresas crean contenido audiovisual, ya sea para promocionar sus productos o para proporcionar contenidos relacionados con el sector e informar al público general sobre aspectos concretos. No es ningún misterio que vivimos en un mundo globalizado, por lo que es importante para estas corporaciones disponer de este contenido en distintos idiomas. Y aquí es donde entran en juego empresas como Treeloc.

 

Es probable que no te imaginaras que una agencia de traducción también se encargara de realizar tareas de este tipo y, en esta nueva entrada, nos hemos propuesto dar a conocer qué retos afronta un traductor de subtítulos y qué es lo que debes esperar si solicitas este tipo de servicios.

 

Qué es la subtitulación

Para empezar, aquí van unas nociones básicas sobre lo que es la subtitulación. Según la Real Academia, un subtítulo es un «letrero que aparece en la parte inferior de la imagen, normalmente con la traducción o transcripción del texto hablado». Dada su naturaleza, el traductor se enfrenta a una serie de dificultades que trataremos con más detenimiento, pero lo más importante es que el texto debe pasar lo más desapercibido posible para el destinatario de la traducción porque lo que prima es lo que se está visualizando. Además, lo que traducimos es texto oral, con lo que otra de las características principales es que debemos adaptar el texto a la modalidad escrita.

 

 

Principales dificultades de la subtitulación

Al subtitular, el traductor se enfrenta a distintos problemas. Para empezar, tenemos una limitación de tiempo y espacio. Las métricas con las que suelen trabajar los traductores en esta modalidad son un máximo de unos setenta caracteres durante un tiempo límite de seis segundos en pantalla. Para tener el mínimo impacto en el receptor, no se aceptan más de dos líneas.

 

Pero esta es solo la primera limitación a la que nos enfrentamos al subtitular. Además de tener en cuenta estas restricciones de tiempo y espacio, es necesario respetar las pausas del hablante, los cambios de plano y no separar las unidades lógicas de sentido o las unidades gramaticales.

 

Todos estos factores son los que contribuyen a que la subtitulación muchas veces no coincide con el doblaje (especialmente en la subtitulación para sordos), pues el doblaje se somete a otro tipo de normas que trataremos en otra entrada.

 

Qué técnicas utilizamos para subtitular

Ya hemos presentado las principales dificultades que afrontamos al subtitular, por lo que si eres un traductor novel en este ámbito o simplemente te interesa saber cómo trabajamos, toma nota de las mejores estrategias.

  • Intenta respetar al máximo la naturalidad del texto original.
  • Respeta el registro del original.
  • Si las limitaciones de tiempo y espacio te impiden incluir tu traducción completa, simplifica.
  • Usa la cursiva para la voz en off (solo en el caso de que también haya alguien hablando a la cámara) o para transcribir la letra de una canción.
  • Aprovecha los signos de puntuación para separar las líneas
  • Usa los pronombres siempre que puedas para ahorrar caracteres.
  • Reserva las mayúsculas solo para traducir texto escrito que aparece en pantalla.
  • Abrevia las formas de tratamiento.
  • No subtitules pensando en un receptor que conozca el idioma original.

 

Qué debes esperar de un proyecto de subtitulación

Los subtítulos deben poder leerse cómodamente, por lo que el usuario final debe acabar “olvidando” que está leyendo una traducción. Por este motivo, no debes esperar recibir un texto que sea una transcripción exacta de lo que se está enunciando en pantalla. Los subtítulos deben sintetizar el contenido, usar fórmulas naturales y evitar las posibles muletillas en las que pueda incurrir el hablante, especialmente si no sigue un guion escrito.

 

Además de que la subtitulación es una forma muy económica de traducir vídeos, aporta otros beneficios al destinatario final del texto, pues le acerca a la cultura de origen y facilita el aprendizaje de idiomas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *